En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

lunes, 15 de noviembre de 2010

Mi sueño zanahoria

"Quiero tener un novio que trabaje en un banco, que tenga un carro bonito de segunda y me recoja tocando a mi puerta dos veces. Que tenga un horario de oficina y salga a las 6 en punto todos los días. Que pase conmigo los fines de semana y que de lunes a viernes estudie su MBA o su maestría en Banca y Finanzas. Que tenga un seguro de vida y un trabajo en planilla. Que tenga un futuro promisorio que asegure que algún momento se convertirá en gerente del banco. Que use ternos de rayas y corbartas de colores fuertes. Que me adore tanto con yo a él y que nos casemos en una ceremonia sencilla. Que no quiera escribir. Que juegue pinchaguita con sus amigos. Que se ofrezca a prender la parrilla en mi casa. Que cuando no lleve el carro pague el taxi de mis amigas. Mi chico que trabaja en el banco se pondrá la ropa que yo le regalo y cuando peleemos me mandará flores. Cuando se gradue de su MBA me agradecrá y dirá que me ama. Nunca llevara trabajo a casa". Ese es mi sueño zanahoria del día de hoy, tal y como se lo relaté a Martín.

© “Mujer soñando el mundo” de Ana Durán


1 Comentarios:

A la/s 28/11/11 4:11 p.m., Anonymous sandra dijo...

me gusta ese sueño

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal