En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

miércoles, 28 de julio de 2010

Tengo que olvidarme de ti

Tengo que olvidarte a ti y a ti y a todo. Tengo que dejar de pensar que aparecerás de pronto en algún momento. No debo permitir que me perturbes. Que tu presencia me haga mal. No debo darte cabida en mi vida. Como yo misma he escrito: si no te pienso no existes. Ya pues: NO EXISTES. NO EXISTES EN MI VIDA. Solo existirías si yo te diera cabidfa y yo no quiero dartela.
Voy a actuar de buena fe. Estoy actuando de buena fe. Sin cojudez pero con buena fe. Si las cosas no salen como espero. Si finalmente descubro que me lastiman y me vuelven a romper el corazón, entonces seré una cojuda, pero habre actuado de buena fe y solo será un tropezón más en mi camino hacia la felicidad. Allí donde tú o tú no tienen cabida.

2 Comentarios:

A la/s 13/8/10 10:07 a.m., Blogger Antonio Moretti dijo...

pues mucha suerte, en serio.

 
A la/s 19/8/10 12:54 p.m., Blogger Sandra Texeira dijo...

gracias, querido escritor

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal