En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

domingo, 2 de mayo de 2010

Decisiones

Está lloviendo. En Lima el clima sigue estando loco. Tanto o más que yo. Me encuentro como hace casi 6 años: en este estado de tener que decidir. Nunca me ha gustado tomar decisiones. Sé bien que es lo correcto, lo óptimo, lo mejor, incluso lo que yo quiero. Pero he decidido dejarme llevar por la estupidez. Tengo tanto miedo: de quedarme sola, de volver a contruir, de no poder pasar por este trance, de finalmente ir detrás de ti como una boba.


Está lloviendo. Hace muchos días que no lloro, solo tengo conversaciones acaloradas donde me pongo sensible y se me hace un nudo en la garganta y termino soltando dos que tres lagrimitas. Tú te conmueves, creo, pero yo no quiero conmoverte, no quiero que llores, no quiero que me pidas, solo quiero que hagas una suma de actos hermosos e imposibles.


No es verdad que me quieres. Es verda que yo te quiero, pero no es verdad que todo podrá estar bien. Me quiere mal, quizá no sabes querer de otra forma. Haces que piense que es necesario volver a ser mala para estar contigo y yo no quiero ser mala.


Debo decidir dejarte para siempre o joderme contigo quizá para un tiempo más corto que siempre pero igual de significativo. Debo decidir decirte adiós. Sé que esto acabará de todos modos irremediablemente -"irremediablemente" es la odiosa palabra que ha venido a isntaslarse en mi vida desde que me engañaste-. Sé que ya no vamos a ser felices, yo quiero pero no puedo, es demasiada carga, son demasiadas cosas. Incluso mi decición está tomada, pero igual, a pesar de esto, esperaré que el teléfono suene mañana y te constestaré y no sabré que decirte, solo esperaré que hagas un milagros, que digas las palabras correctas, que hagas cualquier cosa para justificar mi estupidez de no salir corriendo, de no dejarte de una vez y para siempre.


Debo irme, incluso por momentos quiero hacerlo, pero siento que aún no es el momento. Pero siento también que si me quedo tendré que recibir una suma de golpes que no merezco, una suma de golpes que debería evitarme, no sé porque no quiero hacerlo, no sé porque decido voluntariamente seguir metiendo el dedo en la herida. Te quiero, pero ya no puedo quererte bien y es preciso no quererte nunca más que a mi. No es verdad que no sepa el camino para salir de esto, es que no quiero tomarlo. Tengo miedo de tantas cosas. Miedo de que irme, aunque sea lo más correcto, no sea lo que me haga feliz a la larga. Miedo a que igual todo sea muy miserable para mi sin ti, incluso más de lo miserable que soy algo en este limbo contigo.


Bueno, algo debo haber cambiado, algo debo haber crecido si ya no lloro todos los días, ni quiero dormir 20 años, pero no he cambiado lo suficiente: sigo metiendome a la boca del lobo, sigo yendo detrás de las personas que me lastiman, sigo prendiendome a los teléfonos, sigo desesperándome, sigo sufriendo por quien no vale la pena. Algo he cambiado pero no lo necesario. La diferencia es que ahora estoy dispuesta a encargarme de eso. La diferencia es que aunque sea en estos 5 minutos de lucidez decido no prender el teléfono, decido no hacer nada (que por lo menos para mi ya es algo) y decido no engañarme a mi misma, me lo debo.


No sé que camino tome, pero sé sin duda que tengo que apostar por la felicidad, si aún me queda la retorcida idea de que pasado este mal tiempo apostar por ti es apostar por la felicidad a largo plazo, espero recoger suficientes argumentos que no me hagan cambiar de opinión. Si sigo pensando como hasta ahora -y con toda pena del mundo- que yo tb debería tirar tu "amor" al tacho de basura (como lo hicsite conmigo) entonces tendré que aprender a dejarnos ir, aunque me de pena, aunque tenga que guardar luto de nuevo, aunque el camino sea desconocido. Ya lo hice una vez antes, ¿por qué no podría hacerlo ahora?

1 Comentarios:

A la/s 11/5/11 5:08 p.m., Anonymous sandra dijo...

y elegí volver al camino de siempre, el único que conozco

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal