En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

sábado, 17 de abril de 2010

Y volver, volver, volver...

Sentada en el mismo sillón, como antes. No estoy aquí por ti, porque piense que me quieres. No vuelvo porque tú hayas sido mi asesino, porque regrese siempre al lugar del crimen. No vuelvo porque me llores, porque me pidas, tampoco porque vea futuro o sueños por rescatar. Vuelvo porque lo único que sé hacer es volver. Vuelvo porque a pesar de no dejar de preguntarme si este es un gran error, es mi única y estúpida manera de amar. Vuelvo por lo que siento por ti y para ver si a través de eso puedo ganarme la felicidad, aunque quizá apueste a una lotería siniestra. Vuelvo porque te quiero tanto que aún a pesar de todo te creo un poco y te doy el beneficio de la duda, para no morirme en el intento aunque me muera un poco.
Vuelvo porque quiero sin pedirle perdón ni permiso a nadie. Vuelvo pero no apuesto. Vuelvo y me juego un poquito pero no del todo. Vuelvo pero no vuelvo. Vuelvo sin palabras para no tener que jugarte un poquito sucio. Vuelvo porque toda mi vida lo único que he hecho ha sido volver y nunca irme. Vuelvo porque me conmueves. Vuelvo porque creo que me quieres un poco, pero no es por eso que regreso: lo hago porque yo te quiero. Vuelvo pero no regreso contigo porque estar sentada en este sillón y entrar a esta tu casa, y tomar tu mano y verte a los ojos, ya no es lo que era cuando todo era limpio y bueno, yo solo estoy aquí dándote el chance y dándomelo a mi de ver si es posible que nosotros los de entonces lleguemos a ser los mismos o tal vez algo mejor, aunque lo dudo, aunque ni yo me lo creo, aunque tenga ganas de ser mala, aunque tenga que joderme un poco. Vuelvo pero no vuelvo bien, ni regreso contigo, solo rompo algunas barreras más, solo me juego un poco, porque si llego a volver alguna vez lo haré sabiendo que ganaré esta partida y que si me fallas de nuevo y que si me rompes el corazón otra vez tendré que matarte: simbólica o realmente, pero matarte al fin, matarte.

2 Comentarios:

A la/s 22/4/10 12:38 a.m., Blogger Antonio Moretti dijo...

pienso que al final, y hasta con algo de orgullo, a nuestra vida la llenamos de cuadrados, coordenadas y límites... es bueno romperlos de vez en cuando, como era en esa época llena de pasiones y Amores con mayúscula en la que no nos importaba nada. suerte con volver rompiendo coordenadas.

 
A la/s 22/4/10 12:16 p.m., Blogger Sandra Texeira dijo...

querido antonio
gracias....
gracias de verdad...

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal