En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

martes, 6 de abril de 2010

Nunca he tenido ojo


Hoy me he vuelto a graduar de inocente. Me acuerdo hace dos años, no en realidad deben ser como 4, cómo pasa el tiempo... Estaba con el novio del avión en el vernissage de una exposición y llegó mi amigo, el amigo telefónico del beso en la sala, llegó con una chica que era nuestra conocida. El novio del avión se volteo y me preguntó hace cuánto estaban juntos. Yo le dije que no estaban juntos, el se rió de mi. Al día siguiente conversé con el amigo telefónico y se lo pregunté: hace uns semanas, me dijo. Igual pasaba cuando todos decían que al amigo ese de la u le gustaba la "licuadora". Y yo siempre lo defendía y decía: pero él dice que no le gusta, que solo la fastidia. Y al final yo era la única mongolaza que le creía.
O soy muy inocente o nunca veo cosas que todo el mundo ve. Y me ha vuelto a pasar ahora cuando me acabanb de soltar uan teoría que hasta hace 5 minutos era descabellada, sobre si la chica del a otra oficina (que acabo de enterarme es hermana de uno de los directores) es esposa de su adjunto. Claro, yo no sé ver bien o necesito lentes o nunca me daré cuenta cuando a alguien le gusto (a menos que sea demasiado obvio) o nunca veré cuando alguienes se gustan o jamás tendré ojo de loca y por allí un día me veo persiguiendo a un chico que completará mi lista de quejas y lamentaciones y me cantará: mami, porque me hiciste macho si a mí me gustan los muchachos. Así que ha bastado con ver el Facebook de la chica (por lo menos debo felicitarme por saber como resolver el enigma; allí está, ellos son de los que plantean las preguntas y yo se las resuelvo, vale, por lo menos tengo una buena cualidad) y zaz la foto con el novio allí. Nepotismo a la vista. La foto con el casi esposo consentido en una cena con la mamá y la abuelita. Y yo tan ciega y tan boba, creo que tendré que hacer un plan para dejar de ser tan inocente, tan crédula y aprender a ver eso que otros ven. Mmm esa no-capacidad mía explica muchas cosas, sobretodo muchos de los acontecimientos recientes jajaja. Pero si yo sé leer tan bien entre líneas. Pero si yo soy medio policia, detective privado y desconfiada. Cuestión de pragmática seguro, sé leer entre líneas pero no entre gestes. Me propondré adquirir ese ojo.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal