En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

martes, 27 de abril de 2010

Felicidad


¿Sabes qué quiero, Miguel?
Poder tirarme en la cama y volver a sentir que no le debo nada a nadie.
No tener que preguntarme dónde está mi novio, ni qué mierda está haciendo ni tener el impulso de correr al teléfono para "marcarlo".
No tener ningun trabajo pendiente.
No tener cuentas que pagar.
No estar peleada con nadie.
No sentir angustia ni intranquilidad.
No tener miedo.
Quiero no deberle nada a nadie, Miguel, mucho menos a mí misma.

6 Comentarios:

A la/s 28/4/10 7:55 a.m., Blogger enrique dijo...

yo también quiero lo mismo!!!

 
A la/s 28/4/10 12:52 p.m., Blogger Julian dijo...

Creo que todos deberíamos ir donde Miguel, o mejor aún, agitar de una vez por todas la varita mágica.

 
A la/s 29/4/10 1:03 a.m., Blogger Sandra Texeira dijo...

siiii, chicos, agitemos todos la varita mágica, los quierooooooooooooo

 
A la/s 29/4/10 5:10 p.m., Anonymous Anónimo dijo...

La vida es lucha constante y nuestros actos generan deudas y acreencias. El día que no debamos nada a nadie.... significará que ya no hacemos nada. Pero vale el deseo.. sería chévere sentirlo, aunque sea un minuto

 
A la/s 29/4/10 6:16 p.m., Blogger Sandra Texeira dijo...

oh, yo lo he sentido por casi dos años y ha sido una sensación hermosa, que espero regrese...

 
A la/s 30/4/10 6:33 p.m., Blogger enrique dijo...

no quiero deberle a nadie
NO QUIERO DEBERME
NO QUIERO DEBERME

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal