En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

martes, 11 de mayo de 2010

Tengo cierto placer malsano al ver que la gente cree que soy medio cojuda o demasiado buena. Eso me permite hacer muchas cosas sin que la gente siquiera sospeche de mi. Eso me ha permitido ser mala, ser infiel y dar cachetas con guantes blancos. En realidad son pequeñas victoria pírricas la vengaza no se completa si la persona no se siente afectada, pero al menos te ayuda a sentirte menos boba cuando te hacen algo a ti.
Yo ya no quería ser así, quería ser buena chica, ahora no sé, quizá no valga la pena ser buena. Quizá es mejor ser un poco pendeja, así las cosas ya no te duelen.
No sé, llevo pensando en esa idea varios días y aún no he decidido qué haré. Parece que ya nada puede ser bueno y limpio. Quizá nada puede serlo en mi vida, prefiero quedarme con un poco de mierda entonces supongo que así no duele tanto. Ya se verá.

1 Comentarios:

A la/s 21/5/12 4:28 p.m., Anonymous Anónimo dijo...

sí, quedate con un poco de mierda
a veces no es tan malo

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal