En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

lunes, 13 de julio de 2009

Parchándome

Hoy estoy un poco más tranquila. Me he pasado varios días llorándole a mis amigos y hablándoles de mi miedo al cambio. Hablar con ellos me ha servido mucho.
En esta semana he cambiado unos miedos por otros, me he descubierto (en el sentido de destapado y también en el de quitarme un poco de caretas, para mí misma sobre todo).
Sin duda me siento mucho mejor, más animada, con más ganas. Creo que no me va a estar permitido deprimirme en estos días. Trataré de concentrar toda mi energía en eso.
Me he dado cuenta también que tengo miedo a cosas para las que pensé que estaba lista. Yo siempre he tenido una política: "No puedo exigir algo que yo no puedo dar primero". Sin embargo a veces quiero tantas cosas y soy tan poco capaz de plantearlas. Creo que no es el momento para mí para decir muchas cosas. En realidad no quiero presionarme. Creo que mi principal tarea ahora será ser lo que yo por momento necesito: un apoyo, una salvavidas en un naufragio, un mano o un dedo menique o lo que sea que pueda ser de ayuda. Mi segunda tarea será no dejar que mi hiperactiva memoria me traicione y me juegue en contra. Que mi semiosis infinita me lleve a hacer asociaciones que no vienen al caso. A veces me es tan difícil decir: "ya lo pasado, pasado". Quisiera encontrar un método para aprender a olvidar lo que me ha lastimado o por lo menos a hacerlo más llevadero.
Hoy me siento mejor, creo que no necesito ningún cigarro, creo que la ansiedad no me vencerá y que no necesitaré una pastilla para dormir. Creo que trataré de estar tranquila nada más e intentaré no desesperarme por un futuro inmediato que no tienen porque ser caótico.

2 Comentarios:

A la/s 18/7/09 12:44 p.m., Blogger Gabriel Rimachi Sialer dijo...

Hey, Sandra ¿qué pasa? últimamente andas muy triste o muy entristecida (que es lo mismo pero al revés), debe ser el clima, tanta nube gris que nubla tu camino (así, a ritmo de vals), bueno, amiga, respire hondo, tome un poco de agua fría y salga de eso, que acá siempre te queremos bien.
Un beso, donde quiera que estés (pero bien, sin depres)

Gabriel.
PD: esto se soluciona con una conversa y un par de chocolates calientes con sandwich mixtos: tú dirás =P

 
A la/s 19/7/09 8:24 p.m., Anonymous Anónimo dijo...

Sandrita, lo mejor para olvidar es cerrar ese libro tormentoso. Y verás que hay tantas cosas bellas y hermosas piernas con corazón ;) Yo sufrí mucho por alguien y un día conocí a un chico de la nada y me regalo la noche más tierna en mis 2 últimos años de tormentosa seudo relacion. Eso cambio mi vida y me di cuenta que él no valía la pena, ni recordarlo, ni la historia, ni nada......es cuestión de DECISIÓN.....y volveras a mirar......

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal