En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

miércoles, 20 de abril de 2011

Fanciful

Soy una persona que obedece a sus impulsos: básicos, primarios y exaberdados; tontos, momentáneos o largamente esperados. No es que no sepa controlarme (he aprendido a hacerlo más en los últimos años y mucho más gracias a Miguel) pero sedo ante mi misma, me engatuso o no me pienso y actúo. Hago caso a mis deseos.
Ayer estaba arreglando un collar y no me quedó como había pensando, pense en ir a comprar otro al mismo sitio, y tb en que seria bueno encontrar una pulsera a juego. Pensé eso ayer en la noche, mientras terminaba de arreglar el collar acortado, pensé eso brevemente en la mañana y en lo poco que quedaba de mi hora de almuerzo salí a buscar el collar lo encontré (y también la pulsera a juego) y regresé con el corazón en la boca, esperando que la hora no me gane, que mi jefa no me grite, que el collar sea perfecto, y además me puse la pulsera del juego (¿dije ya que tengo puesto el collar más corto que (des)arreglé ayer?).
Así soy yo: cedo a mis deseos, me hago caso, me abandono. Si veo el par de zapatos perfecto le abro un hueco a la tarjeta de crédito y lo compro (aunque después tenga que pedir algo de $$$  a mi banco personal). Si quiero salir a pasear paseo, si quiero comer, si quiero pintarme las uñas o si quiero llamar por teléfono: lo hago. Aunque eso me cueste un pequeño desbalance (nunca tengo antojos que me lleven a la quiebra pero pensándolo bien: tampoco tengo ahorros que me lleven a poder vivir de ellos). Cedo a mis deseos: aunque eso me quite tiempo, me gane un miniproblema, un exabrupto, me lleve a caminar, a viajar en bus, en taxi. Pase lo que pase cuando realmente lo deseo: cedo a mis deseos, a mis antojos y no me detengo. Así soy yo: antojadiza, caprichosa, soñadora, deseadora, compradora de curiosidades, compulsiva (cuando me lo permito). Así soy yo y por eso luzco con orgullo mi collar (el corto, porque le queda mejor a mi ropa) y la pulserita que le hace juego: podré encontrarles tb un par de aretes????

1 Comentarios:

A la/s 6/5/11 11:47 a.m., Anonymous SorRita dijo...

Lo que pasa es que estás loco, nada más que eso.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal