En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

viernes, 7 de enero de 2011

una vez tuve un ex-novio guapo del que soy su stalker en el facebook (qué roche!) y a veces la envidia me hace decirle "perra" a su señorita novia con anillo.
una vez tb tuve un ex-novio feo (al que yo seguiré llamando mi ex, aunque todo el mundo me diga que eso fue una pendejada mía y que no cuenta como ex porque nunca estuvimos, pero para mí siempre será mi ex).
una vez tuve un ex-novio que me sacó la vuelta y yo lo perdoné (tonta de mí!).
una vez tb le saqué la vuelta a un novio al que a veces me gusta llamar "pelucón", otra veces "amor de mi vida", otras "la mejor lección que aprendí", pero cuando lo veo solo le doy un abrazo con cariño de maestro.
una vez tuve un chico que estuvo enamorado de mí casi toda su vida y cuando veo su felicidad de novela: nuevo depa, relación estable, trabajo interesante en profesión no liberal pero bien remunerada, a la egoísta de mi le duele no haberlo por lo menos intentado un poquito más (porque vaya que me quería y cómo no querer a quien te quiere bonito).
una vez yo estuve detrá de un profesor (que me gustaba muchísimo por todo ese rollo de las relaciones de poder) y con quien salí clandestinamente varias semanas y que me dejo los primero moretones invisbles en mi cuerpo.
una vez hubo un chico enamorado de mí que me mandaba cua cuas (chesss debí haberlo conocido).
en el cole no tuve ningún novio (por lo menos no del colegio, porque seguro me consideraban una niña un poco fea).
una vez tuve un mejor amigo con el que me escape en un viaje clandestino, y otro mejor amigo al que convertí en mi amante, y otro del que he jurado que nunca más hablaré por respeto a su aro de matrimonio y gemelos, y otro mejor amigo que me gustaba mucho hasta que se convirtió en lo que es... un mejor amigo (y si me preguntan si me gustaba o si alguna vez pensé en él en mi primera noche solitaria y adolescente, lo negaré hasta el día de mi muerte).
una vez tuve fui la anfitriona de línea caliente para alguien y se me ocurrió hacer un proyecto para probar a los hombres como conejillos de indias y vaya que funcionó demostrándome mejor que nunca que -como una vez me dijo mi mamá- los hombres son unos miserables (pero cuánto los queremos).
ahora tengo un novio al que consideraba muy muy guapo y muy muy alto y muy muy bueno (ahora he suprimido un muy a todo eso y me parece curioso ver como su cabeza se va llenado de canas grises, que bueno, lo hacen ver mucho más interesante pero también más viejo).
ahora tengo casi 30 años y me tengo a mí (en mis buenas y en mis malas) y tengo al dr. miguel y a la lista de pendientes de "cosas que debo controlar" y bueno, eso me hace feliz.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal