En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

miércoles, 7 de octubre de 2009

¿Hombres? ¡Hombres! Hombres...

Tengo un librito instructivo-manual. Nunca he leído uno de esos. Así medio psicológico y culto pero light. Divertido y medio de autoayuda pero no bobo. Es un librito lindo con viñetas divertidísimas y muchas verdades. Mis amigos me dijeron que me ayudaría mucho, que me iba a servir. (También me regalaron “El kamasutra peruano”, pero no dijeron nada, me conocen y saben que me va a servir).
He estado leyendo el primero (el segundo no hay que leerlo sino ponerlo en acción). Es un librito lindo y estético que habla de los hombres y trata de explicarnos porque son tan complicados. Mientras lo he leído pensaba y pensaba y pensaba que yo quizá tengo a mi lado a uno de los últimos buenos y mejores hombres del mundo. Uno que llama cuando dice que va a llamar, que a pesar de que esté cansado igual sale si ha quedado conmigo, que habla (¡oh!, por Dios, ¡¡¡habla!!!), se comunica incluso mejor que yo. Que no se corre. Que se acuerda de los aniversarios y cada 20 de cada mes me dice cada cosa linda que me hace sonreír y me recuerda porque me enamoré tan loca y medidamente de él en un principio, y tan sinvergüenzamente, en estos últimos meses antes de cumplir dos años juntos.
Ya casi estoy acabando el librito, me lo he devorado y mientras más leo, más me convenzo que mi hombre no es un hombre tan aj como los hombres universales de ese libro. El mío sabe que te gusta que te den un besito por aquí y te lo da, si le dices que te gusta que te haga tal o cual cosa la hace (y no se lo tienes que repetir muchas veces, y la mayoría de las oportunidades nisiquiera se lo tienes que decir). No vive encerrado en el baño, ni se va a bares, es más ordenado que yo, insisto: siempre llama si me dice que llamará, siempre llega si me dice que llegará, jamás me apaga el teléfono, si grito jamás se le ocurre gritar más fuerte, si algo le molesta me lo dice.
Hasta acá demasiado bueno para ser verdad, ¿no?... y hay más todavía. No es tímido -como los hombres de ese libro- sino espontáneo y auténtico, puede hacerme bailar sin música, hacer una broma boba pero increíblemente graciosa, inventarse una palabra y sacarle melodías. No lo digo porque esté enamorada de él sino porque es verdad y lo estoy. Cuando se pone aburrido se reinventa en menos de un minuto y me mata de la risa. Cuando hay que hablar serio no se corre y habla (¡oh!, por Dios, ¡¡¡habla!!!). Si yo le digo: “mi amor, quiero hablar de la relación”, él me escucha (o pone cara de que me escucha por lo menos) y no me sale –como los hombres de ese libro- con que el partido de fútbol o no sé que tontería más, se queda y soluciona y si yo no quiero hablar me dice: “ven habla conmigo” o “yo no soy adivino”.
Es, como le dijo Eva a Liliana en el programa de Lúcar, el hombre más rrriiico que he visto. No necesito ser su “profesora sexual” (pero sí aplicaré varios tips del librito lindo), porque es un dios bajo las sábanas y encima y en el suelo y en la cocina y en la calle y en el taxi (escribiría dios con mayúscula pero soy católica).
Y no solo me sirve para abrir un frasco o para sacarme del aburrimiento o para darme otro punto de vista sino para todas esas cosas y para ser mi amigo, mi amante, mi compañerito de clase, de rumbo y de vida.
Sí, es un hombre como los del libro cuando hablamos de detalles. Jamás reservará en un restaurante 5 tenedores, no me compondrá canciones ni poemas, no me gritará su amor a los 4 vientos ni utilizará las palabras que a las mujeres nos gustan oír para hablar de nosotros, ¿regalos en un aniversario o en San Valentín? (estoy viendo una cabeza menearse de derecha a izquierda). Está entre el justo medio entre ser tacaño y ahorrativo, no le gusta salir (y a mí tampoco, pero a veces me pica el bichito), a veces tiene mucho más sueño que yo (últimamente vivo cansada), ronca y se queda dormido casi siempre antes que yo, que soy un ser con dificultad para conciliar el sueño. Sí, a veces puede sufrir de “indolencia masculina”, falta de memoria (pero yo soy Funes), pereza por kilos, demasiada practicidad, “falta de adivinación”. Pero, ¿en realidad quiero todo eso? Un día al año o dos. Cuando veo una comedia romántica de Hollywood o escucho la maravillosa historia que le pasó a la amiga de la amiga de mi amiga, pero el resto del año yo quiero a mi hombre, el que me da tranquilidad, el que no se parece al libro, el que me abraza, el que me inventa nombres raros, el que me acelera el corazón, el que me ha hecho escribirle un libro propio, mi hombre perfecto, para
mí.

4 Comentarios:

A la/s 7/10/09 4:12 p.m., Blogger Imberbe_Muchacho dijo...

pero ¿y el pata piensa lo mismo de ti? ja!
QUE PASE EL NOVIO!

 
A la/s 8/10/09 1:36 p.m., Anonymous thinmar dijo...

Divertido y medio de autoayuda pero no bobo. mmm, lo primero ke hacen creer es eso, ke son divertidos y ayudan, y ke no son bobos, hasta ke los conoces.

 
A la/s 8/10/09 6:38 p.m., Blogger Sandra Texeira dijo...

supongo que el novio podrá agregar un tanto más de defectos y virtudes
pero nuestras listas son tan diferentes...

 
A la/s 8/10/09 6:39 p.m., Blogger Sandra Texeira dijo...

no, no, querido, de veras que este libro estaba muy bueno y divertido (y verdaderoso tb en alguans cosas)

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal