En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

viernes, 7 de octubre de 2011

Voragine

Antes era fan de las noticias policiales, me gustaban, sobretodo los climas pasionales, encontraba cierta fascinación perversa en saber quien había matado a quién acompañada de qué amante o por qué una mujer había envenenado al marido, seguro era alguna manera de hacer catarsis. De un tiempo a esta parte han dejado de gustado (aunque a veces sigo encontrado el antiguo morbo por los crimenes pasionales), pero me duele más reconocerlos como historias reales. Cuando aparecen allí en los diarios como historias de suspenso o terroríficas de un libro de mujeres asesinas o una antigua tragedia griega me parecen increíbles (algo así como si la realidad superara a la ficción, como si uno pudiera darle de comer a su morbo interior leyendo esas tragedia, ¿no era acaso la catarsis la finalidad de la tragedia?). Pero me cuesta mucho más imaginar esas noticias como hechos reales, tangibles, que le ocurren a personas concretas con nombre y apellido y que están por allí caminando por las calles en una realidad bastante real. Entonces la fantasía malsana de asesinar al maldito infiel o de matar al amante-rival toma cuerpo y alma y me es más difícil, simplemente más difícil... Como cuando veo los noticieros de la mañana y ni que decir de los noticieros de la tarde o de los programas dominicales, es demasiado: que el papá que violo a la niña (es algo realmente asqueroso que te hace olvidarte de los derechos humanos y desear que le hagan todas las atrocidades posibles a ese hdp), que la sra. llorando pq mataron a su hijo, que la familia enterándose que la mamá murió en un choque, es demasiado.
Quisiera que hayan noticieros que solo den buenas noticias (pero las buenas noticias no venden, las buenas noticias no se difunden). O por lo menos preferiría ver a Susy Díaz casándose 20 veces más o cualquier otra tontería cholliwoodense que me haga reír y empezar la mañana bien, divertida, con ánimos de ir a trabajar y ganas de reírme de la vida. Pero como eso no pasa, ni pasará, como dice el búho: "apago el televisor" (pero como yo no puedo apagarlo pq soy adicta a la tv cambio mis mañanas a las series de Warner Channel, por lo menos me hacen reír).

1 Comentarios:

A la/s 5/11/11 11:21 a.m., Blogger Imberbe_Muchacho dijo...

jajajaj "como dice el buho" jajajaj yo tambien loe a veces el Trome, en la casa de mi papa siempre compran y lo leo cuando voy. Yo de hecho salgo muy temprano y llego muy tarde, no veo tele! y cuando lo hago veo Warner (que no se rpoque, siempre que prendas estan dando Friends o Two and a half men) o algun pelicula.
El morbo es parte, ahora, del periodismo, parece que esperan que algo pase (tipo Ciro) para morbosearse lo ams que se pueda.yo creo que siempre ha sido asi, solo que ahora le dan mas fuerza, proque la competencia es feroz

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal