En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

lunes, 5 de septiembre de 2011

Melancolía

Hoy me siento un poco triste, no triste sino con saudade, melancolía, flojera, carga en el pecho (no una carga pesada, pero carga). Quizá sea pq el tiempo ha pasado, he cumplido años y los días pasan... Quizá pq toda la mañana he estado escuchando esas canciones del soundtrack de mi vida que me colocan en este estado de como si estuviera chupando sola, llorosa y abandonada en la mesa de un bar privado. Quizá sea pq ando un poco enferma y pq "todo y nada es veneno" y hay pastillas que te hacen bien, otras que te hacen mal y otras que no te hacen (y yo en mi fe ciega hacia los químicos he tomado algunas de esas últimamente, de todas esas). Quiza sea porque me siento un poco abandonada. No sé por quien ni por qué: ¿mi buena salud?, ¿mis ganas?, ¿mi buen humor?, ¿mi bullicio habitual? ¿la computadora que ayer dejó de marchar correctamente? ¿mis zapatos de taco y escotes a causa de este demencial frío? ¿las personas queridas que ya no están? ¿las personas queridas que pudiendo estar han decidido no estar? No sé... Quizá sea porque ayer en medio de una misa familiar lo que iba a ser un testimonio terminó en un llanto demasiado teatral para mi gusto: yo sabía que derramaría mis lagrimills pero de allí a terminar llorando sin casi poder controlarme (es algo que solo me había pasado una vez en velorio de mi abuelo, y es algo difícil y un poco embarazozo: no por el acto mismo de las lágrimos sino por el descontrol). Quizá solo es que tengo demasiado trabajo acumulado y poca voluntad para organizarme. No estoy con pilas. No estoy en mis mejores ánimos. Me extraño un poco estos días, la verdad. Quizá sea pq como para mi la felicidad es no deberle nada a nadie y yo debo muchas cosas (menos dinero) no me es posible estar tranquila.
He decido escribir esto, creo que me aligerará aun más la carga. Apagaré el youtube (lo desapareceré con un click). Y trabajaré lo que me falta. Aún no sé si trabajaré en la noche todoooooooooooo lo que debo terminar (trabajo extra no de mi trabajo, que debo hacer en casa). Pero por lo menos ahora apagaré la música y me pondré las pilas; es lo justo y necesario.

2 Comentarios:

A la/s 19/11/11 11:32 p.m., Anonymous Anónimo dijo...

es algo que inevitablemente nos toca pasar mas veces de las que quisieramos.. he tenido esa sensacion de tristeza, melancolia.. en estos dias sin saber todavia la causa, la verdad que puede ser una suma de cosas que venimos acumulando de hace tiempo y que en un determinado momento explota, convirtiendose en un mar de emociones que a veces no detectamos a la primera cual es la causante... a veces me asombra la gran incognita que puede llegar a ser la mente humana..
dentro de todo soy una persona que cree que cualquiera sea la causa.. en mediano o largo plazo, el tiempo lo cura todo, junto a los seres queridos,, llegue aca de casualidad y me llego lo que escribiste.. un saludo grande y animo!!

 
A la/s 30/11/11 11:14 a.m., Blogger Sandra Texeira dijo...

Gracias, me alegra saber que de alguna manera nos pudimos acompañar y subir el ánimo juntos. un abrazo!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal