En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

jueves, 12 de mayo de 2011

Quiero jugar...

...con tu amigo, ese que me habla siempre con cariño, con buena onda, que me mira, que me monopoliza en las reuniones. Creo que le causo curiosidad. Que le gusto, pero nunca me dirá nada. Quiero jugar con él como ese día cuando estaba borracho y no dejaba de mirarme y hablarme. Quiero jugar con tu amigo para vengarme un poquito. No seria malsanamente divertido que yo te engañe un poquito con tu amigo, con tu pata, no seria genial devolverte una estocada para nivelarlo todo a lo "Jules et Jim". No seria ese un verdadero terremoto para ti (no por mí misma sino más por tu amigo, por esas ley de la lealtad entre hombres, que a veces funciona mejor que la lealtad que le tienen a sus propias mujeres).
¿Si le dijera algo a tu amigo atracaría? ¿Qué podría decirle? ¿Tu amigo se lo diría a todo el mundo? ¿Tú le creerías si te dice que yo...? (Nunca más podría ir a las reuniones de tus amigos, no es que me importe, pero...).
Tu amigo no me gusta (en lo más mínimo), pero admito que me causa curiosidad; curiosidad que me hable, curiosidad que me mire, curiosidad que me facebookee como si fueramos amigos (Lección 1: los amigos de tu novio no son tus amigos, son -óyelo bien- los amigos de tu novio. Salvo contadas excepciones que luego de pasar algún hecho sorprendente te das cuenta que se han vuelto tus amigos, pero en líneas generales no son ni serán nunca tus amigos, son un grupo, una collera, un círculo, pero no son tuyos de ti, su lealtad no está contigo, cuando menos podrán ofrecerte su neutralidad. Recuérdalo, esto es algo muy importante. Otra regala de oro: las parejas de amigos (comunes) tampoco son tus amigos son "amigos de a dos", "amigos de pareja", a penas te separes o te pelees olvídate de ellos: se acabaron las parrillas, los viajes de fin de semana y las reuniones en sus casas. Son amigos para andar de dos). Pero yo estaba hablando de tu amigo, quiero jugar con él, pero en realidad lo que quiero es jugar contigo, aunque sea en mi mente, es muy divertido.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal