En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

jueves, 12 de junio de 2008

Del amor no te mueres, pero el amor si te mata.
Sino por qué ahora tengo una bala en el pecho, una bomba con temporarizador, una resaca de ayer, una coca cola en el escritorio, unas ojeras de dos metros, un miedo de miles de kilómetros, un desgano que me va a durar días, una fuerte convicción de que nunca me he desdicho en tan pocas horas y con tan poca verguenza.
Quiero creer que te amo o que voy a amarte en algún momento así como uno tiene la seguridad de aprender una tabla de aritmética. Quiero creer que yo he crecido un poco y que puedo dejar que el reloj corra sin que me haga agujeros en el alma. Quiero creer que puedo amarte (que aún puedo amar a alguien) o mejor dicho que ya te amo y tú a mi y que nosotros somos más fuertes que cualquier cataclismo. Pero algo me dice que las cosas no serán así. Que tu y yo, nosotros, así en este concepto tan abstracto no somos tan fuertes ni tan vehementes ni somos tan siameses, pero yo quiero creer, creer así como creo en Dios con un soberano acto de fé. Creer en ti y en mi así como creo que existen los milagros, los agujeros negros y la luna. Así quiero creer, como una niñita de colitas y raspones en la rodilla, como una mujer vestida de blanco, como un crucifijo antiguo cuando la fé valía mucho más que ahora. Quiero creer y espero que tú también quieras porque sino todo será en vano. Yo voy a estar bien (sí, ya lo sé, "los únicos que no se reponen de una pena de amor son los suicidas"... y yo estoy tan lejos de eso) pero como siempre, yo tan cobarde, quisiera evitarme todos los trámites del mundo, todo el dolor, quiero decir, pero como siempre también, eso es imposible. Que se pude hacer la vida es así, luego de haber nadado en el mismo río que yo cree y haberme puesto la misma ropa que yo cogí, y no haberme ahogado y no haber muerto de frío sé que ahora eso tampoco pasará, pero espero, hoy como nunca antes lo había hecho espero... espero que esta vez eso no pase (pero aún terminando de escribir esto tengo tanto miedo).


2 Comentarios:

A la/s 17/6/08 3:10 p.m., Anonymous Anónimo dijo...

que no se te apague la luz sandrita

 
A la/s 17/6/08 3:10 p.m., Anonymous Anónimo dijo...

que no se te apague la luz sandrita

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal