En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

lunes, 5 de enero de 2015

Caras vemos, celulares no sabemos

Hoy ha caído en mis manos el celular de un pendejo. He leído sus conversaciones en el Facebook y en el WhatsApp y me ha parecido tan estúpido.

Primero: Cómo alguien puede gilear de una manera tan monse: "Bonita", "Princesa", "Bella"...
Segundo: Cómo alguien puede ser tan esquizofrénico de crearse mil personalidades para cada gileo. "Que soy teniente del Ejército", "Que me acabo de graduar", "Que soy licenciado en Administración"...
Tercero: ¿Qué irrefrenable deseo puede tener un hombre, que tiene una mujer y un bebé por llegar, de agregar a las redes sociales a mujeres que no conoce e invitarlas a salir? Peor aún, continuar con eso cuando todas lo chotean y le dicen expresamente que no lo conocen y que no van a salir con él.
Cuarto: ¿De dónde los hombres consiguen números de WhatsApp de mujeres que no conocen al punto de no tener ni idea de quiénes son ni qué hacen? ("No puedo salir tengo 14 años mi mamá no me deja").
Quinto: Confirmo mi teoría: 'Hombre que niega a su pareja algo esconde' ("Es solo la mamá de mi hijo", "Me he separado, ya no tengo nada con ella". O sea, ¿el otro día no estuvieron en mi casa con el bebé y todo era amor y felicidad?)
Sexto: No entiendo a las mujeres que aceptan a un hombre que tiene pareja pública (digo pública porque de hecho te la pueden hacer). Es decir, cuando tienes 15 años puedes tragarte el rollo de que no sabías que era su enamorada, pero ¿ahora, con el Facebook, los amigos comunes y la experiencia? Nica, no quieres saber porque tú también quieres hacerte la pendeja, que es otra cosa.
Séptimo: Si sigues una conversación con alguien que no conoces y te gilea de una manera tan cojuda, definitivamente tienes lo que te mereces.

No entiendo a los pendejos monses y menos aún entiendo cómo puedes ponerte a buscar un tire, una salida, chateando con el celular en la habitación de al lado donde tu mujer está haciendo dormir a tu niño.Too much... Y tampoco entiendo cómo sabiendo que tienes tremenda mierda en tu teléfono lo dejas olvidado en mi casa con uno de tus mensajes puercos sin enviar. Ha, sí, eso si lo entiendo, además de pendejo eres idiota, es eso.
Bueno, no tienes mi silencio porque te tenga un poco de consideración, ni siquiera porque tus pendejadas se quedan solo en un 'sexting' (claro, ninguna chica te ha atracado a salir, eres un gilero monse, un pendejo loser, pero eso no te libra de nada, tú estás buscando la oportunidad y siempre hay alguna boba, así que la vas a tener), sino porque en problemas de dos no entra un tercero, y yo soy la tercera en cuestión. Descuida no haré nada, nada más que escribir esto.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal