En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

miércoles, 31 de diciembre de 2014

¡Feliz 2015!

Este año ha sido un año de aprendizaje y cuando digo y pienso eso me doy cuenta que desde hace varios años vengo diciendo lo mismo, creo que me estoy volviendo vieja o más concienzuda o tal vez como ahora la vida me impone mayores retos no es tan sencillo decir, así a la ligera: este ha sido un año hermoso.
Este ha sido un año difícil, de retos, donde he tenido que superar varias cosas y aprender a aceptar otras; pero lo más bonito es que también he aprendido a valorar las cosas que la vida me ha dado y a no dar por sentado lo que tengo, sino a agradecerlo.
Así que bienvenido sea el 2015. Deseo para ustedes lo mismo que para mí y para todos los que quiero: que puedan superar retos, que sean felices con lo que tienen, pero que eso no les impida ir más allá y buscar lo que desean, que tengan amor, salud y éxitos en la chamba y en la vida. Y claro que tengan un poquito de pimienta en su vida, y no va a ser...

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal