En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

martes, 12 de marzo de 2013

Mi problema con las mujeres

Alguna vez yo tuve el sueño rosa de tener un grupo de amigas a lo Sex and the city. Todas seríamos mujeres guapas y glamorosas, independientes, con sus líos amorosos pero independientes, a las que nos gustara compartir tiempo juntas y a las que no nos diera pena dejar al sweetie boy de turno para pasar una o varias noches de chicas. ¿Acaso Big, Steve o Harry aparecen con las chicas de Sex and the city en sus desayunos, almuerzos o lonches?
Mi problema con las mujeres es el siguiente:
1) Detesto a la amiga que esta triste pq tiene un problema con el novio y se la ha pasado quejándose contigo por el chat y poniendo desgarradores estados en el FB y entonces tú, la amiga más preocupada del mundo, le haces un hueco en tu agenda, la llamas para salir, la invitas, compras las entradas para el teatro, lo tienes todo listo y cuando la llamas en la mañana para animarla te dice: "Mira, querida, no podré ir, me ha llamado Periquito para decirme para vernos y pucha entiéndeme" (y tú sólo puedes pensar: ¿Periquito no es el novio estúpido del que se ha pasado despotricando toda una semana pq no tiene tiempo para ella, es frío y distante y la hace llorar?). Ese tipo de mujeres son mi problema número 1.
2) La amiga que siempre se queja porque estás ocupada y no tienes tiempo para ella y cuándo la invitas a salir y preparas un día de chicas te planta. Claro, la entiendes, ella -al igual que tú- es una mujer ocupada que a veces no tiene tiempo para delicadezas (como llamarte por teléfono y cancelar) o aún peor nisiquiera se acuerda de la cita, pero bueno... a todos nos pasa alguna vez. Pasado un tiempo aquella amiga vuelve a quejarse porque nunca la vez, pq te extraña, pq te quiere y no sabe nada de ti y quiere verte y dice que hay que poner fecha en la agenda, entonces tú vuelves a planear una super salida de reencuentro con almuerzo y traguitos de colores post empanzada y fijan una fecha que ella sugiere o que les va bien a las dos. Y cuando haces uso de esa arcaica costumbre (que se llama reconfirmar, claro, nadie quiere ser plantada y si es alguien que ya te ha dejado comiendo sola, mejor reconfirmas o corres el riesgo de tener que almorzar en la más absoluta soledad). Reconfirmas y te planta. Luego de un tiempo la amiga volverá a decirte que ha estado muy ocupada y que que tú nunca tienes tiempo... y bueno, para cojudos los bomberos dicen, y al parecer yo ya me he graduado apagando incendios. Este es mi problema con las mujeres 2.
3) La amiga que siempre lleva al novio o esposo a las salidas de chicas (pero no te dice que lo hará). Quedas en salir con dos o tres amigas a un bar nuevo. Y zas: llega Cuchita con su marinovio. Ni se inmuta cuando todas ponemos caras raras. Y cuando el marinovio se va al baño, Cuchita dice algo así como: "habíamos peleado y nos hemos reconciliado tenía que traerlo". La versión 2 de esto es cuando en plena salida de chicas una amiga les dice que quiere que venga su chico y les pregunta si puede ir, les da un argumento monse pero efectivo, que hace que algunas se sientan comprometidas y le digan: bueno si quieres. El chico llega rápidamente seguro todo estaba planeado y ya tenia la llave en el carro.
Yo quiero mucho a mis amigas, pero mujeres así me causan problemas...

1 Comentarios:

A la/s 8/4/13 11:15 a.m., Blogger Frankie dijo...

Amén! :)

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal