En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

miércoles, 6 de febrero de 2013

(H)ay amigas...

que uno quiere porque siempre están allí para ti, porque pasan contigo todas las buenas y las malas, porque son de esas chicas que han cultivado la intuición y siempre saben el momento exacto en el cual llamarte. Y también hay amigas (y amigos -aunque este post se trata de amigas-) que te sanan el corazón y que su sola presencia te ayuda a ser un poco más feliz. Pero hay amigas de las que olvidan tu cumpleaños, de las que te buscan cuando se pelean con el novio y hacen cita contigo porque te necesitan con violencia y al día siguiente te plantan pq ya se amistaron y no tienen tiempo para verte ninguno de los días de ese mes. Hay amigas que cuando quedan contigo solo pueden verte un ratito pq el novio las llama y las llama y tienen que salir a su encuentro o peor aun hay amigas que llevan al marido a las reuniones de chicas a pesar que tú les dices que por favor esta vez sólo chicas. Hay amigas que cambian de acuerdo al hombre con el que están y de pronto no beben, no fuman, no bailan pegado... Y yo, en su gran mayoría, me he alejado de esas amigas, he preferido ponerlas en la lista negra, porque no van conmigo, con mi filosofía de vida, con como yo soy como mujer, pero siempre la vida vuelve a acercarnos, vuelve a ponernos en el camino y de pronto yo recuerdo lo divertido que era cuando andábamos juntas y los lindas y geniales que era y de pronto empiezo a pensar que sería buenísimo volvernos a ver y planeamos un reencuentro y nos vemos y nos adoramos y nos contamos la vida y nos hacemos falta, pero luego empiezan las dos horas de demora en el próximo encuentro, las cancelaciones de las citas y yo vuelvo a mi orden y a mi agenda cuidadosamente planeada y comprendo que mis amigas, que esas amigas, son del mundo no son de mí, pero que siempre es lindo tenerlas cerca y saber que me quieren y que yo a pesar de tooooooooooooodo eso también las quiero (aunque haga esfuerzos para dejar de quererlas), las quiero

2 Comentarios:

A la/s 8/2/13 8:58 p.m., Blogger Julian dijo...

Como dice una amiga muy querida: nunca es recomendable andar todo el tiempo con las mismas personas, eso solo traerá problemas en cualquier momento... Vale la pena ir rotando.

 
A la/s 9/2/13 12:48 p.m., Anonymous Sandrita dijo...

Uy, excelente consejo. Es momento de oxigenarse entonces. Un beso

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal