En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

jueves, 18 de octubre de 2012

18 de octubre

Nunca me han gustado las procesiones. La gente, sus inciensos, sus promesas... Las flores, los olores, la gente sin zapatos sufriendo... Pero un 18 de octubre, por azar, estuve en la procesión del Señor de los Milagros y ver tantas devoción conmueve. Ver tanta gente allí que no solo se da golpes de pecho sino que va con fotos para elevar al anda para pedir por algún familiar enfermo, viejitos que no pueden ni caminar caminando de la mano para llegar al anda. En verdad todo eso conmueve y te hace olvidar un poco a las sahumadoras y sus inciensos, al calor, a las apachurradas.
Un 18 de octubre estuve al pie del anda del Señor de los Milagros y pude tocarla y me dieron una flor y pedí y agradecí muchas cosas y fue muy especial y hoy lo recuerdo con cariño y doy gracias por toda la felicidad que me fue dada.

1 Comentarios:

A la/s 18/10/12 11:45 p.m., Blogger Julian dijo...

Nunca he asistido a una procesión, pero por la sensación que nos compartes creo que podría ir alguna vez para disfrutarla desde ese punto de vista.
¡Gracias por este detallito!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal