En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

sábado, 9 de septiembre de 2006

Adios saudade, bye bye spleen!!!

Es bueno saber que cuando estás a punto de tirarte del barranco siempre hay alguien dispuesto a cogerte la mano y decirte esa dos o tres palabritas mágicas que te ayudan a seguir caminando y sonriendo. Familia, amigos, fantasmas, espíritus y desconocidos... a todos los que estuvieron aquí y me hecharon agua fría y me sacaron a empujones de la cama sólo quería decirles: gracias!!!!

3 Comentarios:

A la/s 9/9/06 8:34 a.m., Blogger Max dijo...

El de 1869 todavía me gusta y aún no le digo adios. Igual, bien por ti.

 
A la/s 9/9/06 8:57 a.m., Blogger Hyperion dijo...

Es cierto, en momentos difíciles, sólo ciertas palabras, las que bien llamas palabritas mágicas, tienen el poder de devolvernos la esperanza, la sonrisa.
Sinceramente, me alegro mucho de que hayas encontrado el apoyo que necesitabas y que ahora te encuentres mejor, Sandra.

 
A la/s 9/9/06 12:11 p.m., Anonymous Anónimo dijo...

Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal