En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

sábado, 26 de agosto de 2006

Un matrimonio con la muerte

Hace tres años falleció mi mejor amiga, para ser específica dentro de dos semanas se cumplen tres años. Debe ser por eso que he tenido sueños tan extraños. Hace dos días soñé que tenía que asistir a un matrimonio. Mi madre y yo desparramábamos la ropa por toda la casa. Yo me ponía un vestido rosado con negro (el mismo que usé para el matrimonio de mi amiga), me peinaba, me maquillaba y de pronto me miraba las uñas y me daba cuenta que las tenía cortas,
cortísimas, casi al ras de la piel y pensaba: ¿Cómo he podido cortarme las uñas? ¿Cómo voy a ir al matrimonio con las uñas así, hechas una porquería? Entonces salía corriendo, apuradísima, pensando que era impensable ir al matrimonio sin haberme hecho una manicure. Y de pronto, mientras avanzaba, llegué a una especie de corredor largo y me di cuenta que no estaba en un matrimonio sino en un velorio. Entonces, empecé a mirar a la gente, el lugar, las coronas de flores. Miraba el cajón y me miraba las uñas. Cómo puedo estar pensando en estas trivialidades en un momento así -pensaba; y sólo me quedó bajar la cabeza mientras los ojos abiertos de mi amiga me recriminaban mirándome desde el cajón.

3 Comentarios:

A la/s 31/8/06 8:49 p.m., Anonymous Anónimo dijo...

qu[e tal sueno, casi una pesadilla, tia
mejro toma tu wawasana antes de dormir

 
A la/s 13/7/07 2:28 p.m., Blogger Sandra Texeira dijo...

No he vuelto a soñar con mi amiga desde ese entonces.

 
A la/s 17/6/08 10:18 a.m., Blogger Pompas de jabón dijo...

Es verdad cuando uno piensa en tonterías antes de lo realmente importante.
Recuerdo que cuando mi abuela falleció recriminé que lo hiciera cuando yo cumplia 15 años. No tuve mi fiesta, era OBVIO, MI ABUELA ESTABA MUERTA...y yo pensando en una estúpida fiesta. Cada vez que recuerdo eso, me siento una MIERDA en la totalidad de la palabra.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal