En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

lunes, 20 de marzo de 2017

Entre la tragedia que está pasando es un buen momento para pensar en la empatía y cómo esta a veces puede ser selectiva. Me apena lo que pasa, con los huaicos, las inundaciones y tragedias, pero intuyo que también esto me apena más que todo lo que he visto antes porque lo he sentido un poco: he estado sin agua varios días.
Qué difícil es en verdad ponerse en el lugar de los demás, y más difícil aún hacer algo para que tratar de contribuir a que las cosas mejoren.
Pero también surgen cosas bonitas en medio de la tragedia: la solidaridad, el apoyo desinteresado. Es increíble cómo una situación como esta puede sacar ambas cosas: lo peor y lo mejor, de algunos. Yo solo espero que saque lo mejor de mí y me ayude a ser más empática. Necesito serlo.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal