En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

viernes, 23 de septiembre de 2016

Los amigos

Creo que la gente se va pegando a ti por el camino como si ellos fueran de felpa y tu llevaras una franja de pega pega. La gente se acerca a ti por algo, así como tú te acercas a ellos por diferentes motivos. Y luego, en un momento, ambos de abren la puerta y se dejan entrar y algunos se quedan allí para siempre contigo.
Por mucho no tuve amigos, caminaba por la vida con sin adherirme al pega pega de nadie y ninguna persona quería adherirse al mío. Estaba sola. Yo quería tener amigos, quería tener alguien que me quisiera, que no me torturara, que no se burlara de mi, alguien con quien compartir las cosas simples de la vida, y por que no, también las complejas. No sé porque nunca llegue a tener amigos, porque la gente no hacía química conmigo, si a lo largo de los últimos años he podido comprobar que una de mis mejores cualidades (cuando lo deseo) es ser empática. La cosa es que era joven y estaba sola.
Luego conocí a M, K, J y (otra) K, y fue como si mi pega pega personal hubiera estado esperando por ellos toda la vida. Fue como si nos hubiéramos encontrado mutuamente de una vez y para siempre. Y ahora yo los llevo pegados a mi para siempre, aunque nos veamos cada vez menos, aunque ya no tengamos 20 años, aunque ya no juergueemos hasta morir, aunque ellas sean señoras regias madres de familia, él un viajero empedernido y él un exitoso artista, muy a pesar de eso yo los tengo a ellos conmigo y eso me hace la vida feliz. Como hoy, que K y yo nos mandamos un mensaje y pude leer sus palabras hermosas y resplandecientes, y el corazón me saltó de un brinco (nadie me habla tan bonito en el mundo como K, nadie sabe hacerme sonreír con él, es mi alma gemela). A veces solo basta un amigo para recordarte lo bonita que es la vida, lo afortunada que eres al tener a tantas personas pegadas a ti, para siempre. Ya no estaré nunca más sola, así no tenga a nadie más, así no los vea por largo tiempo, estamos juntos siempre.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal