En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

lunes, 3 de marzo de 2014

Mi amigo Star Man Aquarius

Mi amigo Star Man Aquarius es muy diferente a mi. Él tiene una visión holística de la vida. Me habla de la sanación y de cómo los órganos se ven afectados por determinadas acciones que uno hace. No es como yo, que busco las respuestas en doctores, en químicos, en Internet. Él es pausado y todo lo investiga en la filosofía, en la sanación, en libros interesantes y diferentes para mí. Pero aún así -o mejor dicho: quizá por eso mismo- aunque muchas veces no lo entienda o me suene complicado, yo recurro siempre a mi amigo porque tiene la sabiduría y la paciencia de hablarme de todas esas cosas que yo ignoro, siempre pensando lo mejor para mí. Él es algo así como "mi alma sensible".
Yo admiro mucho a mi amigo Star Man Aquarius porque he visto el camino que ha recorrido desde ser un niño hermoso y divertido hasta el hombre que es ahora: uno que tiene el valor de tomar decisiones, de enfrentar nuevos retos, de decir muchas cosas que yo quisiera decir. Tiene el valor de ser libre. Y eso para mi, que soy una señora de protocolos, agenda y etiquetas, es -a veces- algo loco pero altamente apreciable. Porque él si puede apartarse de todas las cosas que le enseñaron y darse pie a quedarse con las que quiere o con las que sueña y prefiere. No como yo, que a veces me quedo atrapada en todos esos compartimientos cuadrados que he creado para mi vida y me olvido de la diversión y de la vida misma.
Quizá por eso ahora que ando un poco enferma y sola y débil y con el alma un poco acongojada no puedo más que pensar un poco en él y dejar que me entre un poco de calorcito en el corazón. Pensar en él y en que cuando le cuente los informes del doctor, le hable de los medicamentos y los exámenes él me hablará de otras cosas necesarias para el alma y me dará otras soluciones, que quizá yo, amante de los químicos como buena seguidora de la medicina occidental, demasiado pegada a lo tangible, no podré seguir al pie de la letra porque exigirán de mi toda esa apertura que una TOCmaniática como yo no puede tener, pero que tomaré en cuenta y trataré de hacer (como siempre). Por todas esas cosas yo no puedo dejar de quererlo tanto, de admirarlo tanto y de querer ser un poquito como él, pero a falta de esas cosas para mi, yo me alegro la vida teniéndolo como amigo.


0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal