En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

miércoles, 21 de agosto de 2013

Los guantes rosados de mi suegra

Hoy me he puesto por primera vez los guantes rosados que me regaló mi suegra. Me siento muy abrigada, son lo mejor para este frío. Me siento abrigada y contenta. Así es como me he sentido en todos estos años que la conozco, con todas las cosas bonitas que hemos pasado, en las borracheras, las reuniones familiares, con todo su cariño y su buena onda.
Abrigada y contenta... como en todo este tiempo cuando me ha hablado como una madre; no como mi madre, sino universalmente como una madre, dándome los mejores consejos para mí (aun en contra de su hijo), hablándome con franqueza pero sin reproche. Y todo eso ha sido tan bonito... tanto que no puedo dejar de recordarlo mientras me abrigo con estos guantes rosados que me protegen de la lluvia.

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal