En una jaula de cristal

Siempre he querido escribir un diario, pero con un afán voyeurista. A pesar de ser reservada creo que cuando hay un incendio es bueno echarle un gran chorro de agua, por eso escribo esto como letras arrojadas al viento desde una urna transparente.

domingo, 1 de julio de 2018

La muerte

La muerte, que es la negación de todas las posibilidades, el vacío... ha sido el tema del que hemos estado hablando en estos últimos días. No sé por qué...

Te he preguntado que harías con mi aro de matrimonio, me has dicho que lo guardarías, quizá que se lo darías a mi madre. Que mi ropa, cuando sea el momento adecuado, se la darías a mi mamá. Crees que ella le diría a mis amigas máas cercanas que escogan lo que quieran (en fin, tengo cosas buenas que podrían quedarles). Tu aro, me has dicho, lo guardaría tu mamá. No lo usas ahora, por qué habrías de usarlo entonces, si yo ya no estuviera.

Yo he pensado brevemente qué pasaría si tú murieras. Rápidamente solo se me ha ocurrido decir que no podría levantarme de la cama (un mes quizá), que lloraría siempre, que tal vez tendrían que internarme en una institución. La gente puede desquiciarse cuando alguien muere, he dicho, finalmente.

Luego he pensando que lo que me paralizaría sería precisamente todo lo que no viviremos, todos los planes que nos quedaremos sin cumplir, que te rrebaten esas posibilidades debe ser realmente desgarrador.

Que no venga la muerte para que podamos ver hechas realidad todas las posibilidades, andar todos los caminos y vivir lo que tengamos que vivir...

0 Comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

Vínculos a esta publicación:

Crear un vínculo

<< Página Principal